¿Qué son esos cuerpos flotantes que vemos en nuestro campo visual?

¿Alguna vez has notado algo nadando en tu campo visual? Se asemeja a un gusano pequeño o una burbuja transparente, y cada vez que intentas enfocarlos, desaparecen, para reaparecer tan pronto como alejas la mirada.

¡Pero no vayas a enjuagarte los ojos! Lo que ves es un fenómeno común conocido como cuerpos flotantes.

El nombre científico de estos cuerpos es “Muscae volitantes”, que en latín significa “moscas volantes” y fiel a su nombre, pueden ser un poco molestos.

Pero no se trata ni de gusanos ni de objetos externos reales en absoluto. Más bien, existen dentro del globo ocular. Las moscas volantes parecen vivas, porque se mueven y cambian de forma, pero no lo están.

Los cuerpos flotantes son objetos mínimos que proyectan sombras en la retina, el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo.

Pueden ser trozos de tejido, glóbulos rojos, o agregados de proteínas. Y como están suspendidos en el humor vítreo, el líquido gelatinoso que llena el interior del ojo,flotan a la deriva con el movimiento de los ojos, y parecen rebotar un poco cuando el ojo se detiene.

Las moscas volantes apenas se distinguen la mayor parte del tiempo. Llegan a ser más visibles cuanto más cerca están de la retina, al igual que al acercar más la mano a una mesa con una lámpara de techoresultará una sombra definida más claramente.

Y son particularmente visibles cuando miras una superficie brillante uniforme, como una pantalla de computadora en blanco, la nieve, o un cielo despejado, donde la consistencia del fondo hace que sean más fáciles de distinguir.

Cuanto más brillante es la luz, más se contrae tu pupila. Esto tiene un efecto similar a cambiar una gran instalación de luz difusa por una sola bombilla, lo que también hace que la sombra parezca más nítida.

Hay otro fenómeno visual que se parece a las moscas voladores pero que de hecho no está relacionado. Si ves pequeños puntos de luz que resaltan cuando miras a un cielo azul brillante, has experimentado lo que se conoce como fenómeno entóptico del campo azul.

En cierto modo, esto es lo contrario a ver objetos flotantes.

Aquí, no ves sombras sino pequeños puntos brillantes en movimiento dejando luz en tu retina. Los puntos brillantes los causan los glóbulos blancos moviéndose a través de los capilares frente a la superficie de la retina.

Estos leucocitos pueden ser tan grandes que pueden casi llenar un capilar formando un espacio de plasma que se abre ante ellos. Como el espacio en los glóbulos blancos es más transparente a la luz azul que los glóbulos rojos que normalmente están presentes en los capilares, vemos un punto en movimiento de luz allí donde esto sucede, siguiendo los caminos de tus capilares y moviéndose al ritmo de tu pulso.

En condiciones ideales de visualización, incluso puedes ver lo que parece ser una cola oscura siguiendo el punto. Esto son los glóbulos rojos que se han agrupados detrás de los leucocitos.

Algunos museos de ciencia tienen una exposición con una pantalla de luz azul, que permite ver este fenómeno del campo azul más claramente que lo normal. Aunque los ojos de todos experimentan este tipo de efectos, el número y el tipo varían mucho.

En el caso de las moscas volantes, a menudo pasan desapercibidas porque el cerebro aprende a ignorarlas.

Sin embargo, si son muy numerosas o son grandes objetos flotantes que interfieren con la visión pueden ser signo de una afección más grave que requiere tratamiento médico inmediato.

Pero la mayoría de las veces los fenómenos entópticos, como las moscas volantes o el fenómeno entóptico del campo azul, son solo un recordatorio de que lo que creemos ver depende tanto de nuestra biología y nuestra mente como de nuestro mundo externo.

Comentarios en Facebook