Los Gatos Excelentes Maestros de Budismo

Al realizar esta recopilación de imágenes en donde aparecen gatos y budas, se me ocurre que los gatos pueden enseñarnos una nueva forma de practicar el budismo a su manera felina. Listos para emprender un viaje al mundo secreto de los gatos “budistas“.

Rollos manuscritos en Tailandia conocidos como “Libro de los poemas del gato” difundieron la idea mítica de que al morir una persona virtuosa, su alma se albergaba en el cuerpo de un gato, hasta que el animal moría. Sólo después de esto, el alma de la persona podía pasar al nirvana.

Independiente de esta historia, los gatos pueden ser excelentes maestros de budismo, veamos porque.
Los gatos luego de buscar una posición cómoda, simplemente están ahí y observan a veces algún objeto por largo tiempo, dejando sus mentes fluir en el objeto y desconectándose del mundo que les rodea, esta es su forma de meditación.

Los gatos saben que deben dormir cuando están cansados, esto les da energía para cuando lo necesitan, así como también les proporciona la relajación y una mente quieta.

Los gatos ronronean cuando están calmados, este sonido les da tranquilidad, este es pues su propio Mantra felino. Su mente y su cuerpo son uno con esta meditación interior. El ronroneo aparece cuando los gatos se calman y así calman su mente y el cuerpo lo cual les ayuda a obtener paz interior.

Y esto es lo más interesante: se dice que cuando alguien alcanza la iluminación, come cuando tiene hambre, bebe cuando tiene sed, toman una siesta cuando está cansado y duerme cuando tiene sueño. Suena como a vida de gato, no le parece?

Además nunca se preocupan por su propio ego, en ellos no existe el deseo, ni el apego de tener y tener cosas, lo cual es característico de una mente iluminada.

Comentarios en Facebook