El hombre que salvó el mundo

,

El 26 de septiembre de 1983, durante la Guerra Fría se produjo el llamado Incidente del Equinoccio de Otoño, que colocaría al mundo a escasos segundos de un apocalipsis atómico.

A las 00:14 hora de Moscú un satélite soviético dio la alarma de que cinco misiles norteamericanos se dirigían a territorio soviético y en 20 minutos alcanzaría la URSS.

En aquel tiempo Stanislav Petrov, teniente coronel del ejército soviético era el encargado de una estación soviética de satélites que vigilaban a los Estados Unidos. Petrov sólo tenía que apretar el botón rojo para desencadenar la respuesta nuclear soviética. Y no lo hizo.

Identificado correctamente que la alerta de ataque era una falsa alarma. Los soviéticos le obligaron a retirarse anticipadamente por no haber seguido el protocolo y decidieron ocultar el incidente. Pero con su acción Petrov nos salvó de una segura guerra nuclear.

En sus propias palabras:

“No se puede empezar una guerra nuclear con sólo cinco misiles”

Todo esto solo se supo hasta 1998, cuando uno de los oficiales bajo el mando de Petrov que fue testigo de la situación publicó un libro donde contaba la singular anécdota.

Años más tarde a Petrov le fue concedido el premio World Citizen Award de las Naciones Unidas. En el documental “The Red Button & The Man Who Saved The World” (“El botón rojo y el hombre que salvó el mundo”, 2008) Petrov afirma:

Estaba simplemente haciendo mi trabajo y fui la persona correcta en el momento apropiado, eso es todo“.

Es difícil imaginar algo más devastador para la humanidad que una guerra nuclear total entre Rusia y los Estados Unidos. Sin embargo, esto pudo haber ocurrido por accidente el 26 de septiembre de 1983, si no hubiera sido por las sabias decisiones de Stanislav Petrov. Por esto, merece la profunda gratitud de la humanidad.