El Puente de Moisés

Este puente peatonal ubicado en Roovere en los Países Bajos tiene una característica singular, en lugar de estar sobre el agua, divide el agua en dos tal como lo hizo Moisés en el relato bíblico, a sus usuarios les permite cruzar con seguridad de un lado a otro sin mojarse.

Diseñado por los arquitectos RO & AD, este puente hundido se construyó en madera Accoya la cual es extremadamente durable.

La madera de Accoya, es modificada mediante la reacción de ésta con anhídrido acético, aportando a la madera una durabilidad mucho mayor sin alterar sus propiedades mecánicas. El proceso ayuda a prevenir la descomposición de la madera por el ataque de xilófagos, convirtiéndose en un material ideal para un puente bajo el agua.