El verdadero Indiana Jones

El verdadero Indiana Jones fue un arqueólogo alemán llamado Otto Rahn (1904-1938) el cual sirvió de inspiración para la película dirigida por Spielberg.

Dedicó su vida a buscar el Santo Grial, la copa en la cual, según la leyenda, fue recogida la sangre de Cristo cuando éste fue crucificado. A diferencia del personaje ficticio, a Otto Rahn su obsesión le costó la vida.

Convencido de que los cátaros habían robado la reliquia, viajó a Francia y recorrió las catacumbas debajo del castillo de Montsegur, de donde regresó con las manos vacías. Escribió un libro: Cruzada por el Grial, el cual fascinó a Heinrich Himmler, quien le ofreció patrocinar su búsqueda. Rahn siguió investigando y escribió un segundo libro: La Corte de Lucifer, que gustó mucho al dirigente nazi.

Los Nazis estaban muy interesados en conseguir objetos de poder de las tradiciones judeo-cristianas, de las que no comprendían su auténtico significado, y les otorgaban importantes propiedades paranormales.

Por desgracia, se descubrió que era homosexual y Himmler encomendó la tarea de asesinarlo a un sicario profesional.

Éste se puso en contacto con Rahn y le dio la opción de suicidarse. Rahn aceptó, y subió a una zona nevada de las montañas tirolesas donde murió congelado.