Entradas

La gloriosa regla de Cálculo

Apuesto a que a ninguno de ustedes les toco!! Pero durante más de un siglo las reglas de cálculo fueron un instrumento imprescindible para los ingenieros.

Este aparato era para el ingeniero lo que un estetoscopio era para un médico. Si veias a alguien por la calle con una regla de calculo en su bolsillo, ahi iba un ingeniero.

Mediente esta regla se realizaban cálculos aritméticos, logarítmicos y trigonométricos, la regla de cálculo consistia en un juego de reglillas graduadas con tablas logarítmicas cuyo interior se desplazaba. la primeras fueron fabricadas en bambú, luego en metal y finalmente en plastico gracias a su resistencia y poco peso.

La regla de cálculo se utilizó para el diseño de la gran mayoría de las obras de ingeniería civil, edificios y puentes. Así como, para la construcción de aviones, barcos y automotores. Y muchos productos de la ciencia y la tecnología de aquel entonces.

Fue a mediados de los años sesenta del siglo pasado que la calculadora electrónica acabó con este glorioso instrumento lleno de historia.

Baldor no era el señor del turbante!

Todos al llegar a la secundaria estudiamos con este libro: “El Algebra de Baldor” un libro en color, pesado y grueso de pasta dura y lleno de ejercicios y signos matemáticos que nos daban la bienvenida al mundo del Algebra, la pesadilla de muchos!

Lo confieso: Yo, así como tal vez muchos de ustedes,  pensaba que Baldor, era el señor árabe del turbante que aparece en la portada del libro.

Pues NO!! Su autor era Aurelio Baldor un profesor y matemático de origen cubano y no árabe! Como todos pensábamos.

El señor que aparece en la portada, el del turbante, es Al-Juarismi, un matemático, astrónomo y geógrafo persa musulmán que vivió aproximadamente entre los años 780 y 850, su trabajo más conocido fueron sus tablas astronómicas, basadas en conocimientos de los hindúes y las funciones trigonométricas seno y cotangente.

Baldor vivió en las playas de Tarará, en La Habana, hasta la revolución cubana de 1959. Después huyó a México en donde  vendío los derechos de su obra de Álgebra  a la editorial Publicaciones Cultural. Posteriormente, se trasladó a Nueva Orleans, donde no soportó la segregación racial  y partió hacia  Nueva York donde vivió en carne propia, aunque temporalmente, la pobreza. Enseñó catedra en el Saint Peters College, de Nueva Jersey. Finalmente, Baldor murió en 1978 en Miami, donde hoy viven sus hijos y nietos.

El Álgebra de Baldor fue  publicada por primera vez en 1941 y aún sigue editándose y usándose como texto de enseñanza secundaria y preparatoria en toda Hispanoamérica.

Pueden ver la historia completa de Baldor en el enlace. Gracias al señor Baldor por enseñarnos el algebra de un modo tan practico.

Enlace: es.wikipedia.org

 

Entre Números