Lluvia de Basura Espacial

La basura espacial cae sobre la Tierra todos los días, pero la NASA dice que no hay nada de qué preocuparnos. ¿Eso es normal?

Hay una cantidad brutal de basura humana orbitando el planeta, y esta no va a quedarse ahí para siempre. Tiene dos caminos: Caer a tierra o alejarse de nosotros hasta que abandone el campo gravitacional de la Tierra, pero al parecer lo más probable es que se produzca el primer fenómeno. Incluso, así se ha planeado. Es una forma de evitar las colisiones en esa parte de nuestro espacio cada vez más poblado.

El único problema es que la agencias espaciales no tienen manera de predecir, y mucho menos de controlar, el lugar donde impactarán estos desechos que, si mal nos va, terminarán matando a alguien, o a muchos, dependiendo el lugar donde impacten.

El 21 de enero de 2001, en Arabia Saudita,  cayó a Tierra en Medio Oriente, la tercera generación de los Delta-2, conocido como Módulos de Asistencia de Carga Delta (PAM-D por su sigla en inglés),  La cubierta de su motor, de unos 70 kilogramos, fue encontrada en el desierto saudí. Uno de los tanques de titanio apareció cerca de Seguin, Texas, y el propulsor principal quedó semi enterrado cerca de Georgetown, en el mismo estado.

En septiembre del 2011, el satélite UARS cayó sobre el pacífico sur y un mes después, el satélite alemán ROSAT lo siguió, cayendo en la bahía de Bengala. No hubo víctimas, pero pudo haberlas, y la cosa no va a terminar ahí, sino que esto sucederá cada vez con mayor frecuencia, cuando la enorme cantidad de satélites que circundan nuestro planeta deje de ser útil y pierda la capacidad de mantenerse en órbita.

La NASA y otras agencias espaciales se defienden diciendo que las probabilidades de que un satélite cayendo del cielo tiene poca probabilidades de provocar daños significativos, principalmente porque la mayor parte de la Tierra es agua y porque buena parte de la Tierra está poco poblada, pero nunca podremos estar seguros de que las cosas saldrán bien.

Dos de los objetos más grandes cuya caída al planeta está programada para los años venideros son el Telescopio Espacial Hubble y la Estación Espacial Internacional, y no se trata de objetos pequeños, precisamente.

Lluvia de chatarra: 100 toneladas de basura espacial caen al año en la Tierra

Y aunque las probabilidades hasta ahora han estado del lado de las agencias espaciales, nada nos garantiza que un día las cosas se saldrán de control y alguien salga herido o muerto.

¿Tendremos que acostumbrarnos a vivir mirando hacia el cielo para evitar que nos caiga un trozo de satélite en la cabeza?