Los extraños cuadros de Giuseppe Arcimboldo

Giuseppe Arcimboldo tal vez fue el pintor milanés más original del Renacimiento, ya que se dedicó a componer retratos con frutas, verduras, animales y objetos en general, con una increíble similitud entre la representación y el sujeto retratado.

Su obra parece anticiparse extrañamente vanguardias del siglo XX tales como el surrealismo, entre sus obras figuran: Vertumno, el bibliotecario,  la tierra y el otoño, el invierno y el agua, el aire y la primavera, entre otros.

Para algunos un desperdicio de talento; para otros, uno de los artistas más enigmáticos de la Historia. Su obra es inquietante, a veces tierna, un tanto bizarra pero en definitiva, fascinante.

Pero tal vez la máxima expresión de la originalidad de Arcimboldo sean los retratos invertidos, aparentes bodegones que, una vez girados 180º, se convierten en extraños y perturbadores retratos. Ejemplos de estos son: “El asado” y “El hortelano”.