¿Por qué algunas personas no tienen huellas dactilares?

,


Un estudio reciente halla que una mutación genética poco común podría ser la razón por la que algunas personas nacen sin huellas dactilares.

El trastorno libre de huellas dactilares se conoce informalmente como «enfermedad del retraso de la inmigración», porque algunos países exigen que se tomen las huellas dactilares para entrar. El nombre científico, sin embargo, es adermatoglifo. (Los científicos llaman dermatoglifos a las diminutas y únicas crestas de nuestros dedos de las manos y de los pies.)

En la mayoría de las personas, las huellas dactilares se forman en el útero, a las 24 semanas de gestación. Pero en al menos cuatro familias de todo el mundo, los dedos no se imprimen. Esto puede parecer un boleto a una vida de crimen sin consecuencias, pero de hecho, la adermatoglifia a menudo viene con efectos secundarios desagradables, incluyendo ampollas en la piel y quistes faciales.

Investigadores del Centro Médico Tel Aviv Sourasky examinaron a una familia suiza afectada por adermatoglifia, comparando los genomas de los nueve miembros de la familia sin huellas dactilares con los siete miembros de la familia con huellas dactilares.

Ellos rastrearon el trastorno hasta una mutación genética en el cromosoma 4. (Los humanos tienen 46 cromosomas en total, que vienen en 23 pares, la mitad de cada par de la madre y la otra mitad del padre). El gen, SMARCAD1, controla una serie de otros genes relacionados con el desarrollo. En la familia suiza, los miembros con adermatoglifia tienen una versión abreviada de SMARCAD1, expresada únicamente en la piel. La mutación también reduce el número de glándulas sudoríparas en las palmas de las personas con el trastorno.

Se sabe muy poco sobre la función del SMARCAD1, dijo en una declaración el investigador del estudio Eli Sprecher del Centro Médico de Tel Aviv Sourasky. Pero la experiencia de la familia suiza sugiere que el gen controla otros genes que afectan tanto a las crestas de la piel como a las glándulas sudoríparas.

«Además,» dijo Sprecher, «como se sabe que las huellas dactilares anormales a veces anuncian trastornos graves, nuestro hallazgo también podría afectar la comprensión de enfermedades adicionales que afectan no sólo a la piel».