Ratónes en la Dieta

,

Parece que el paladar europeo no siempre ha sido tan sofisticado como en la actualidad.

Estudios recientes demuestran que, hace unos 5 mil años, la población de Europa se deleitaba con bocadillos de ratón.

Roedores tales como los ratones y los lemmings ayudaban a mantener el aporte de proteínas necesario para las sociedades neolíticas.

Pero… ¿cómo es que lo han descubierto? Desde hace mucho tiempo, los sitios arqueológicos de Europa mostraron una gran cantidad de esqueletos de roedores, pero los exploradores no sabían por qué. Se pensaba que estos animales se abrían paso hasta las tumbas para devorar partes del cadáver o para aprovecharse de las ofrendas que los deudos enterraban ahi de forma ceremonial.

Jeremy Herman, un biólogo del Museo Nacional de Escocia, en Edimburgo, justifica esto diciendo que, dado que nosotros no solemos alimentarnos de ratones, los científicos se resistían a considerar que nuestros antepasados lo hicieran.

Sin embargo, y según se reporta en la revista Royal Society Open Science, algunas excavaciones contienen hasta 60,000 esqueletos de ratones… ¡esos son muchos ratones!

El yacimiento que más ha llamado la atención es el de Skara Brae, en el archipiélago de Orknsy, en Escocia, que fue ocupado entre los años 3,180 y 2,500 a. de C. Ahí se halló una concentración inusual de ratones de campo, que generalmente permanecen alejados de las personas, lo cual indica que fueron llevados ahí deliberadamente. Además, los huesos mostraban signos de haber sido cocinados al fuego. La cantidad de ratones, no obstante, parece insuficiente para mantener a una población humana, por lo que puede ser que los comieran ocasionalmente, o recurrieran a ellos en tiempos difíciles.

Dado que los habitantes de Skara Brae eran granjeros, es posible que los ratones fueran un ingrediente más de las comidas, acompañados de legumbres o que sólo la parte menos favorecida de la población recurriera a ellos.

Aún así, por el momento todo esto son suposiciones. En el futuro tal vez sea posible descubirir el rol que jugaban los roedores en la dieta del Neolítico. ¿Otros pueblos también se alimentaban de ellos? ¿Cómo los cocinaban? ¿Eran atrapados en los alrededores o llegaron a criarlos con dicho propósito? ¿Representaban un alimento cotidiano o se consumían en fechas y con propósitos especiales?

Pero la noción de consumir ratones no es nueva ni mucho menos, ni siquiera está limitada al pasado más lejano de la humanidad. Actualmente se consumen roedores con regularidad en sitios como:

  • India
  • Camerún
  • Tailandia
  • Camboya
  • Laos
  • Myanmar
  • Ghana
  • Vietnam
  • Filipinas
  • Nigeria
  • China

En la mayor parte de estas regiones, el consumo de roedores no responde a la escasez o a la pobreza. Por el contrario, se consideran delicias culinarias y pueden hallarse en las mesas de todos los estratos sociales.

Según quienes han probado estos platillos, el sabor es muy bueno y recuerda al pollo y, en algunos casos, al lomo de cerdo. Lo único desagradable parece ser que, dado lo pequeño de las piezas y el riesgo de perder carne si los animales son despellejados, suelen asarlos con todo y piel, con el consiguiente olor a pelo quemado.

La occidentalización de muchos de estos países siempre lleva consigo un proceso inverso, y si bien comienza a reducirse el consumo de roedores en dichos lugares, la tendencia es que algo de sus costumbres viaje en dirección opuesta.