Stradivarius en miniatura

David Edwards era un chelista profesional que dejo su carrera de músico para dedicarse a la fabricación estas sorprendentes miniaturas.

Recientemente creó varios violines inspirados en los violines Stradivarius pero diminutos, doce veces más pequeños que un violín tradicional, lo cuales vende por cerca de US$1.600 cada uno. “Ser músico me ayudó”, dice Edwards.

Edward prestó especial atención a cada detalle, como por ejemplo, el color del barniz el cual fue logrado con una mezcla inventada por él mismo. “El secado de cada capa tarda dos semanas”, para terminar cada violín se requiere un trabajo de meses.

En palabras de Edwards:

“Hacer el violín es complicado, pero básicamente tiene un cuerpo, una frente y una parte de atrás, las partes más complejas de tallar son aquellas donde se insertan las clavijas, un trabajo que en un violín tradicional es de por sí difícil”.

Por ahora este artista esta tan ocupado con sus pedidos que algunos clientes deberán esperar hasta siete años, así que por lo pronto ya no está recibiendo pedidos sino que vende sólo de lo que ya tiene hecho.

Enlace: www.bbc.com